La Presidenta Internacional Radha Burnier nos ha dejado

El pasado 31 de Octubre a las 21:00 hs (hora de Chennai) ha muerto la Presidenta Internacional de la Sociedad Teosófica, la Sra. Radha Burnier, a la edad de 89 años. Ella fue la 7ª Presidenta Internacional desde 1980, sucediendo en el cargo a John Coats, y fue reelegida sucesivamente, encontrándose actualmente en su 5º mandato.

Radha Burnier nació en Adyar, Chennai el 15 de Noviembre de 1923 en el seno de una familia teosófica, ya que su abuelo Nilakanta Sastri conoció a los fundadores y se unió a la Sociedad Teosófica, y su padre, Nilakanta Sri Ram, fue un prominente pensador y teósofo, habiendo llegado a ser el 5º Presidente Internacional. Radha nació y creció en un ambiente teosófico. Su casa estaba cerca de la entrada principal de Adyar. En su infancia estudió danza clásica India en la Academia de Kalakshetra. Se graduó en Artes en la Universidad Hindú de Benarés. En 1948 actuó danzando en la película «The River» de Jean Renoir.

Radha ingresó a la Sociedad Teosófica en 1935, cuando era una niña de 12 años y desde 1945 estuvo involucrada activamente en sus actividades ocupando varios cargos. Fue Presidenta de la Rama de Adyar, Directora de la Biblioteca y Centro de Investigación en Adyar y Secretaria General de la Sección India por 18 años. Fue elegida Presidenta Internacional y asumió sus funciones el 17 de Julio de 1980. Fue reelegida sucesivamente en el cargo y desde 2008 ejercía su quinto período de siete años. También era la Presidenta de la Orden Teosófica de Servicio. Ella se implicó con la educación, el bienestar de los animales, la ayuda a los pobres y en favor del medio ambiente. En este sentido, renovó la Olcott Memorial School, tomó el control de un dispensario animal y de un centro de bienestar social para niños. Además presidió la Environmental Society (Sociedd Medioambiental) de Chennai.

En su labor de Presidenta viajó por todo el mundo dando conferencias y visitando a los grupos locales de la Sociedad. La amistad de Radha con J. Krishnamurti hizo posible el regreso de éste a Adyar en 1980. Ella tenía mucha afinidad con su pensamiento y eran amigos desde la juventud. Su mensaje estuvo orientado a que los miembros de la Sociedad tomen conciencia de la finalidad esencial de la Sociedad, la regeneración humana, y la necesidad de que descubramos la dimensión práctica y la relevancia de todo principio teosófico fundamental.

Su mensaje y su incansable labor quedarán en nuestros corazones para siempre como una gran inspiración. Vayan con ella nuestro amor y agradecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *