Historia

Bases históricas de la Teosofía

Platón y Aristóteles La historia muestra un núcleo de enseñanzas que han aparecido a través de las edades, algunas veces enseñadas abiertamente y dominando una cultura, como en la antigua Grecia, y otras veces enseñada en secreto a unos pocos seleccionados. Esos principios han tenido estilos bastante diferentes y en distintos momentos se han enfatizado diferentes aspectos, pero los fundamentos han permanecido invariables a través de los siglos. Este núcleo de comprensión, o tradición esotérica, es conocido actualmente como la filosofía perenne, la sabiduría sin edad, la tradición de la sabiduría, o Teosofía. Se le llama esotérica debido a que se refiere a lo que está oculto, a lo que no es obvio. Trata con los procesos y leyes no vistos de la naturaleza, con aquellos que están detrás y más allá de la ciencia. Conlleva el estudio de los principios metafísicos que sostienen el universo, y se le llama Brahma Vidya o la Ciencia Divina.

En occidente, el término esotérico generalmente parece significar “difícil de entender, oscuro, abstruso”. El esoterismo genuino, sin embargo, trata de los problemas básicos de la vida. Se refiere primariamente con las leyes universales que gobiernan los fenómenos naturales. Es una extensión a la aproximación científica a los principìos que subyacen en el universo observable. . Los genuinos esoteristas son una clase de científicos experimentales, porque ellos también son descubridores de lo que está oculto, y porque ellos también se sumergen en los secretos profundos de la naturaleza. Pero en lugar de limitar su trabajo y descubrimientos a la esfera de lo material, ellos ven la naturaleza como una vasta entidad orgánica de la cual el mundo físico no es sino el velo externo o cubierta. Ellos perciben que los reinos invisibles contienen los elementos causales de todo el Ser, produciendo en la esfera externa lo que es perceptible por los sentidos.

Varios aspectos de la tradición esotérica aparecieron en Caldea, Persia y Babilonia, y en las enseñanzas de Zoroastro. Egipto fue un repositorio de la tradición de la sabiduría durante siglos, y la Kabalah y el Zohar de los hebreos contienen su linaje. En Oriente, figuras como Lao-Tse, Confucio, Shankara y Gautama el Buddha enseñaron sus preceptos, tal como lo hicieron cientos de sabios y pandits menores. En las escuelas de misterios de la antigua Grecia, los estudiantes eran iniciados en sus principios, enseñados por filósofos tales como Platón, Pitágoras y Plotino.

Los Neo-Platónicos y los Neo-Pitagóricos exploraron una combinación de las enseñanzas griegas y de las orientales, particularmente aquéllas de la India. Hubo fertilización cruzada de la sabiduría como se enseñaba en India y en Occidente en esa época. Amonio Sacas de Alejandría fue el primero, según se tiene conocimiento, en usar la palabra Teosofía para la tradición. En el siglo III D.C., él fundó el Sistema Teosófico Ecléctico con el objeto de reconciliar todas las sectas religiosas y naciones de la época bajo un sistema común de ética, una meta no diferente de la de la moderna Sociedad Teosófica.

Los primeros Cristianos Gnósticos mantuvieron muchos de los principios de la religión de la sabiduría, y existe evidencia en los Evangelios y en las Epístolas de que Jesús enseñó a sus discípulos verdades más profundas que las enseñadas al pueblo en general. Puede citarse como ejemplo que él estudió en la escuela de misterio de los Esenios.

Los fundadores de las grandes religiones enseñaron algunos aspectos de la sabiduría antigua, y quedan trazas de ella en todas las religiones vivientes, aunque están generalmente enterradas por malinterpretaciones que se han acumulado a través de las edades. Sin embargo, hasta ahora la corriente principal de la cultura occidental se ha desarrollado entre líneas materialistas, mientras que estrechos y rígidos credos religiosos han dejado afuera la gran visión de la filosofía esotérica de un universo infundido del espíritu y el orden. Hubo varias razones para este alejamiento: el incendio de la biblioteca de Alejandría que contenía 700.000 volúmenes de la sabiduría y de la perspicacia filosófica de Roma, Gecia, India y Egipto; la ruptura de las comunicaciones entre Oriente y Occidente; el reavivamiento de las enseñanzas de Aristóteles, quien a diferencia de su maestro Platón, enfatizó el mundo de los sentidos y de las experiencias sencientes.

Neoplatonismo
theosophy
mandala+de+colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *